domingo, 29 de agosto de 2010

Bicentenario Vol. 1

Ahora que estamos a punto de celebrar el Bicentenario en México y que muchos de esos que suelen tirarse al piso, ahora dicen que no debemos celebrar. ¿Porqué celebrar si el país está en medio de un caos total? Que mejor no celebremos ni demos el grito, que ahora callemos en señal de indignación.
A todos esos aguafiestas yo les pregunto: Si ustedes (Dios no lo quiera), tuvieran un cáncer terminal y estuvieran a punto de morir… ¿celebrarían su cumpleaños? ¡Pues claro que si! ¿Entonces por que caraxos no hemos de celebrar el cumpleaños número doscientos de este país? Con esto no me refiero que tenga el país una enfermedad terminal, pero aceptemos que estamos en terapia intensiva. No habría nada más antinatura para nosotros los mexicles, que dejar de celebrar cualquier fiesta con ese parrandero espíritu que nos cargamos. Ahí los dejo con su amargor para que lo piensen.

En este inhóspito y virginal blog, ahora hablaré de otro bicentenario.
Este, no se llama así porque se celebren doscientos años, sino que se celebran dos centenarios y de ahí el nombre. Aunque pensándolo bien, en total si son doscientos años.
Este 2010, también se celebra el natalicio de mis dos abuelos, tanto el padre de mi mamá: Pancho Pistolas. Como el padre de mi papá: El Abuelo Mcrow.
Estas dos figuras que marcaron mi vida de formas muy diferentes y en algunos casos muy similares, cumplen cien años de haber llegado a este mundo y aunque hace tiempo que ya no están en él, están tan presentes hoy como lo estuvieron en vida.

Mi abuelo Pancho Pistolas era el veracruzano promedio, alegre y dicharachero. Dentista de profesión y bohemio por afición.
Era un hombre que disfrutaba de la comida en todas sus modalidades, de la que nunca se privaba.
Lo recuerdo levantándose a las seis de la mañana para tomarse su café, hacer el desayuno, bañarse, arreglarse y estar listo para cualquier cosa. Venía de una época que hasta para ir al mercado se ponían saco y corbata; siempre enfundado en su sombrero y siempre puesto para ir a donde fuera.
Como nació en plena Revolución, me imagino que por eso siempre tuvo pistola. Mi mamá me cuenta que la tenía cargada sobre el buró cuando ella era niña, aunque con los nietos ya se nos domesticó y por lo menos la guardaba. Pero eso si, a la menor provocación… disparaba. Algo sumamente peligroso porque la verdad es que Panchito no tenía muy buena puntería.
Cuando lo evoco en mi memoria, siempre lo recuerdo masticando. Nunca me han querido decir nada, pero sospecho que mi abuelo era rumiante. A lo mejor tuvo un antepasado que era conejo o ardilla. ¡Como comía Panchito!
Cuando ya tenía casi ochenta años, podía cenar como cualquier adolescente e irse a dormir tan tranquilo como si no le debiera a nadie. Algunos le velábamos el sueño para ver a que hora daba el último respiro, pero nunca pudo la comida contra el abuelo.
Era un hombre que reía a la menor provocación y no paraba hasta que le dolía el estómago. Me dicen que antes tenía un humor más agridulce. No me consta, yo solo puedo hablar por lo que ví y conmigo nos tirábamos unas carcajadas que de sólo acordarme no puedo evitar sonreír.
Recuerdo que los sábados en la noche nos poníamos a ver el box, cosa que era un espectáculo con Panchito; porque tiraba jabs y uppercuts a la menor provocación, desde luego aderezadas con los gritos de: ¡Ah que pendejo eres! contra el púgil de su preferencia. Desde entonces no volví a ver el box. No es un deporte que me guste y sin embargo disfrutaba verlo con el abuelo. Supongo que son de esos momentos que si uno pudiera pagar por volver a estar ahí, daría la cantidad que fuera.
Durante años, Panchito fue el pilar que mantuvo a la familia unida entorno a él. Cada cumpleaños nos reuníamos todos a celebrarlo con bombo y platillo. Esto bajo el eslogan de: No vaya a ser el último. El caso es que quince años festejamos a Panchito muy a gusto en la infaltable cita del seis de agosto.

Ahora que hago esta reflexión de Pancho Pistolas, me doy cuenta que seguro el sembró inopinadamente en mi, la semilla del gusto por escribir.
Disfrutaba contar sus historias, de las que tenía una para cada ocasión. Esto es lo que más me gustaba él. Creo que fui el único de la familia que nunca se cansó de escucharlas una y otra vez. Además tenía una manera de contarlas que harían temblar a cualquier novelista.
Creo que desde la primaria, cuando mi abuelo tuvo que desarrollar una monografía sobre Argentina, descubrió su talento para este inexplicable oficio. Toda la vida estuvo orgulloso de su monografía, misma que estuvo a punto de ir a dar a la basura cuando murió. De no haber sido por las heroicas manos de quien esto escribe, que la salvaron de las garras de mi madre y la bioloca, quien sin el menor pudor, iban a desechar la Monografía de Argentina que mi abuelo guardó toda su vida. Ahora yo soy el custodio de tan magna obra que de portada lleva la bandera de aquel país, pintada con lápices de colores por el propio Panchito cuando era un niño que correteaba por Orizaba.

Sin embargo, soy custodio también, del manuscrito de algunas de sus anécdotas, que incluso fueron publicadas y ganaron un premio. Ahora que lo pienso, el abuelo y yo somos los únicos escribas de esta familia. Aunque la obra de él más pequeña en cuanto a volumen, mucho más rica en premiaciones hasta ahora.

Podría yo seguir escribiendo sobre la vida y obra de Pancho Pistolas; sobre sus dichos y sus versos que hoy se han vuelto parte de la jerga de la familia. Sobre sus anécdotas y sus amigos, sobre su profesión como dentista, de la que gracias a Dios nunca me ví “beneficiado”, porque dicen que Panchito tenía la mano pesada para eso de extraer muelas. Podría yo hablar de sus legendarios huevos revueltos con frijoles. Pero la verdad es que necesitaría muchos blogs para poder darte una idea querido lector, de este hombre que marcó mi vida y al que hoy, a más de una década de su partida, aún extraño.
Su vida, su paso por este mundo y todo lo que nos dejó, eso… hay que celebrarlo en este centenario.

12 comentarios:

  1. Amore, me encantó tu muy bien... Y creo que Don Pancho Pistolas te dará para más historias, espero leerlas muy pronto.

    ResponderEliminar
  2. Que padre tener un abuelo como el tuyo y más aún que lo disfrutaste y lo recuerdas con mucho cariño.

    Ojalá que te decidas a escribir esas historias que tienes guardadas en la mente.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Mcrow, después de una pequeña "parada biológica", he vuelto y me ha encantado volver a leerte. Muy emotiva y tierna tu historia. Gracias por compartirla.
    un abrazo
    Rampy

    ResponderEliminar
  4. Conmovedor, hasta las làgrimas...MAIR

    ResponderEliminar
  5. AY MAC TU ABUELO ME RECORDO A MI PADRE, EL MISMO CARACTER, EL MISMO PERFIL CÓMO LO EXTRAÑO.

    ResponderEliminar
  6. Este es el tipo de historias que me reconcilian con el mundo bloguer (bueno, en realidad nunca me he peleado con él, sólo que a veces tengo ganas de leer menos), leo estas cosas y me ´envicio´de nuevo.

    La historia de Pancho Pistolas, ese bon-vivant que se jalaba todo lo que pillaba (me recuerda a mí)contada con ese acento allende los mares que tanto me gusta me ha retenido por aquí.

    Un consejo: Recupera la pistola de Pancho para defender la monografía sobre Argentina ante la biloca y quien sea menester. ¡Faltaría más!

    ResponderEliminar
  7. Ay amigo la verdad que si estamos en terapia intensiva en México...es terrible la situación pero es cierto será que celebremos el aniversario...sería mi segundo de estar con ustedes aquí celebrando... me haces reír mucho cuando te leo “porque la verdad es que Panchito no tenía muy buena puntería.”...bendito sea panchito que sembró en ti la semilla del buen humor y escribir ...no dejes nunca de ser como eres un hermoso ser humano!...salúdame a la generala y mi cariño siempre siempre para ambos...besos

    ResponderEliminar
  8. Uf...que impresionante que es el sentimiento de amor hacia un abuelo! como te marcan las figuras en la infancia, de aquellos que son como de otro tiempo, metidos en un túnel atemporal, siempre interesante y ellos siempre avidos de contar...

    ojala llegue a ser abuela para contar mis historias y transmitir la cultura como tu abuelo

    seria interesante, como argentina, leer algo de aquello que escribió

    saludos cordiales!! un gusto leerlo

    ResponderEliminar
  9. Panchito como te extrañamos todavía, es impresionante que aún recuerdo al llegar y abrazarlo y darle un beso y un fuerte abrazo lo rico que olía siempre muy arregladito y oliendo a jaboncito. Daría lo que fuera por volver a sentarme a su lado y que me diga como estás chaparrita? Hay que festejar a Panchito en su centenario.

    ResponderEliminar
  10. Hola.
    Perdona por la intromisión, pero hemos visitado tu blog, y nos ha parecido muy interesante y muy bien construido, y por eso quería ofrecerte la posibilidad de poner tu banner en DOODOA.COM

    COMPLETAMENTE GRATIS.

    Es sencillo.
    Sólo se requiere que sea un blog o web (no comercial) que trate sobre el mundo del motor.
    Envíanos tu banner por email (una imagen jpg o gif de tamaño 339x98) y de peso máximo de 100kb
    y la url de tu web o blog a la que quieres que lo enlacemos y tu banner aparecerá en la Home de DOODOA.COM, uno de los mayores portales de venta de coches de ocasión y de segunda mano de ESPAÑA, con miles de páginas vistas cada día.

    Tienes más información en:

    http://cochesegundamano.doodoa.com/blogs.html

    Quedo a tu disposición para cualquier duda o aclaración que precises

    Gracias por tu consideración.



    Marketing de DOODOA.COM

    ResponderEliminar
  11. Conocí a Don Pancho pistolas cuando yo tenía trece años, tenía para mí, casi un niño, una figura imponente, alto, bien vestido, sombrero de ala corta al estilo de los veintes, mal encarado o digamos serio y como yo andaba jugando al novio con la menor de sus hijas, cuando me lo topaba me causaba pánico.
    Con el correr del tiempo, tuve la oportunidad de convivir muy frecuentemente con Don Pancho Pistolas, con el me aficioné al box, deporte que comentaba, practicó siendo estudiante, nunca logré llevarlo a la Arena, prefería la televisión.
    Mas adelante Don Pancho Pistolas, se convirtió en mi querido suegro y también me permitió ser su amigo, cada ocasión que yo viajaba a México, lo buscaba para salir a comer juntos y disfrutar de sus agradables pláticas y aventuras, que narraba con singular alegría. Procurábamos visitar esos lugares en donde ofrecen ricas botanas y sabrosas comidas, con músicos que a petición nuestra, tocaban piezas veracruzanas en su honor.
    Muchas veces nos visitó y como bien dice Mcrow, siempre estaba dispuesto para salir a donde fuera, permitiéndonos disfrutar de su agradable compañía.
    Por este medio, me uno al reconocimiento y festejo del Centenario del natalicio de Don Pancho Pistolas, querido personaje al que siempre recordaré con mucho respeto, cariño y admiración, descanse en paz.

    ResponderEliminar
  12. Hi, nice blog & good post. overall You have beautifully maintained it, you must submit your site for free in this website which really helps to increase your traffic. hope u have a wonderful day & awaiting for more new post. Keep Blogging!

    ResponderEliminar

Tus comentarios son muy importantes y me llenan de alegría.
Por favor siéntete libre de escribir lo que quieras.

Contador de Visitantes